Arte en Libertad

Salir de vacaciones significa cambiar de espacio, modificar nuestra rutina, respirar otro aire, renovar la energía. Aquellos que se convierten en habitúes de una playa, hacen del parador, su hogar en tránsito. Algunos lo eligen por la onda, otros por los servicios que ofrece y están los que prefieren que tenga diferentes actividades para entretener a los chicos. Hemingway Cariló es el lugar donde el arte vive. Hasta allí, viajaron los mosaicos de Ostakia.

Burbujas de nácar, nácar rosa, pinipon, arcanoid (por nombrarles algunos) de la línea RØMA y Valparaíso de la línea Ostakia, en las manos de Mariela Marzullo, visten el restaurant del balneario y todos los baños del parador.

“La arquitecta, Silvina Zubiarrain me ayuda mucho en todo lo que decido emprender y fue quien me impulsó a probar con mosaicos. Aunque sean mi principal actividad, trato de incursionar con otros materiales”, cuenta esta joven de 25 años que destaca que la convocatoria para vestir con belleza el parador, partió de los propietarios de Hemingway y de otra arquitecta, Laura Bernaola.  La paleta de colores de Ostakia se adapta muy bien al diseño de Mariela, por su estética definida, en sintonía con el mar. “La colaboración de la empresa fue muy importante y además, Carolina me ofreció todo su conocimiento en cuanto a diversidad y calidad de producto”, completa la artista. En la fanpage de M-M Mosaico (@mosaico2015) encuentran todos sus trabajos.